Se acabó lo de “el alcohol es bueno con moderación”

  Publicado el   por   Sin comentarios

Beber no es bueno ni con moderación

Anfitriona: hola Geles, pasa siéntate
Geles: ¡gracias!
A: ¿Te pongo una cervecita?
G: No gracias, prefiero agua
A: ¿Agua? Chica una copa de vino, un gin-tonic o venga… un refresco…?
G: No, de verdad, agua, no me gusta el alcohol ni los refrescos
A (con cara de asombro): chica, qué rara eres…me sales barata.
G (con cara de poker): … y sana…

El alcohol no es bueno ni con moderación

Os parecerá una tontería, pero este diálogo se plantea en mi vida muy a menudo y realmente, la sorprendida soy yo.
Desde hace muchos años se viene recomendando beber alcohol con moderación porque es saludable, de hecho está tan arraigada la idea de que una copita de vino o una cerveza es beneficioso que hasta aquellas personas que no beben alcohol se plantean que están perdiendo la oportunidad de estar más sanos por no hacerlo.

Pero ya se está viendo que el tema es más peliagudo de lo que pensábamos, lo típico de beber con moderación tiene los días contados y ya se relaciona el alcohol como causa de diferentes tipos de cánceres. Si vamos atrás en el tiempo encontramos estudios que no recomiendan el consumo de alcohol. Por ejemplo la OMS en 2008 indicó que “no hay un nivel de consumo de alcohol libre de riesgos”.

En el 2007 el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer declaró “las evidencias científicas relacionadas con el cáncer justifican la recomendación de no ingerir bebidas alcohólicas”

La Oficina Regional de la OMS en Europa dijo “el alcohol es una de las prioridades en salud pública, es la tercera causa de enfermedad y de muerte prematura a nivel mundial y eso que sólo la mitad de la población mundial bebe alcohol. De hecho en Europa el alcohol es el tercer factor de riesgo más importante para enfermedad y mortalidad, después del tabaco y la hipertensión arterial” y además “el efecto protector del consumo moderado de alcohol sólo se observa para la enfermedad isquémica, ese efecto protector no se aplica a jóvenes y en personas mayores es despreciable si se compara con el efecto del ejercicio y la dieta sana.

El efecto protector es probable que se observe en los estudios sin haber tenido en cuenta factores de confusión como un mayor nivel socioeconómico o cultural. En definitiva es perjudicial para el sistema cardiovascular”.

Actualmente la misma oficina sigue haciendo hincapié en las políticas relacionadas con el consumo de alcohol.
En Anales de Oncología (Annals of Oncology) concluyen “el consumo moderado de alcohol aumenta el riesgo de cáncer de la cavidad oral y faringe, esófago y de mama femenino”

Un vaso de vino tinto es bueno para la salud… ¿estás seguro?

En España el vino tiene un respaldo a nivel industrial tremendo y de hecho muchos estudios respaldaban el consumo de esta bebida basándose en que contiene sustancias como el resveratrol o los polifenoles que dicen son clave en la protección para ciertas enfermedades cardiovasculares (inhiben la oxidación de lipoproteínas, aumentan la biodisponibilidad del óxido nítrico y mejora la vasodilatación sanguínea entre otros).

Y yo me planteo una cuestión, si la clave está en el contenido de estas sustancias bioactivas, ¿qué necesidad tenemos de beber vino si comiendo la uva ya obtenemos esos beneficios?

Las bondades que pudieran obtenerse de beber vino, no compensan los efectos perjudiciales del alcohol.
Es tanta la presión comercial, que se hacen oídos sordos a la realidad de un país que está muy acostumbrado a celebrarlo todo con comida y por supuesto con alcohol.

¿Cómo actúa el alcohol en nuestro organismo?

Una unidad de bebida estándar se considera que contiene unos 10 gramos de alcohol, y eso equivaldría a una copa de vino, 1 caña o un combinado con no demasiada cantidad de alcohol.

El alcohol se elimina por orina. Pero antes se metaboliza a través del hígado produciendo agua y dióxido de carbono. Nuestra capacidad de metabolización disminuye, es decir, cuanto más alcohol entra en nuestro organismo, más cuesta metabolizarlo. Un adulto sano de 70kg suele metabolizar 6 gramos a la hora.

En el proceso también se producen sustancias como el acetaldehído, un tóxico químico que puede dañar el material genético y las proteínas. También se generan especies reactivas de oxígeno que pueden dañar el ADN, las proteínas y las grasas por mecanismos de oxidación.

El alcohol no es recomendable desde el punto de vista médico. Algunos estudios dicen que puede aumentar entre un 5-10% el colesterol HDL, pero ¿sabes que podemos conseguir el mismo efecto practicando media hora de ejercicio físico diario?
Al final todo nos lleva al mismo punto, una alimentación equilibrada (con comida de verdad) y una actividad física adecuada realmente proporcionan todos los beneficios que necesitamos para una mejor salud.

Como conclusión cito una frase de la OMS que resumen todo: “el alcohol es teratogénico, neurotóxico, adictivo, inmunosupresor, perjudicial para el sistema cardiovascular, carcinogénico y aumenta el riesgo de muerte”.

Categorías: Blog, Nutriconsejos

Geles

Autor: Geles

Mi nombre es MªÁngeles Cano Villalba, pero llámame Geles. Soy Dietista-nutricionista y cocinera aficionada. En Natural Castelló voy a ayudarte a cuidar tu alimentación y tu salud.

Comentarios

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *